domingo, diciembre 23, 2007

Las piñatas


Después de pedir la posada, se rompieron las piñatas. Ya era de noche. Primero la niña pequeña, luego tod@s l@s niñ@s. Una, dos, tres piñatas fueron quebradas y caído su dulce contenido al piso, capturados por quienes se avalanzaron primero. Dulces, cacahuates y mandarinas fueron recogidos del piso. Enseguida de las piñatas vino la merienda, acompañada con ponche de frutas. Delicioso. Así transcurren los días previos a la Navidad en Oaxaca.

3 comentarios:

Angeek dijo...

¡Feliz Navidad para tí y tu familia!
¡Abrazos!

Clarice Baricco dijo...

Ganas de estar allá.
Me encantan las piñatas.

Disfruta tus vacaciones.

Abrazos.

mi despertar dijo...

Cuanto color y vida tiene tu blog