domingo, abril 10, 2011

Amanecer en Villa Rica



El arrullar del mar es pemanente. Con esa cadencia pasó la noche. Al amanecer, esperé ver la salida del sol y poco minutos despues de las siete apareció en el horizonte. Me acordé del poema de Alfonso Reyes sobre el sol. Y me inundé de sol.





1 comentario:

W dijo...

Y me inundé con tu sol...

:)