domingo, julio 22, 2007

Café de La Parroquia

Este Café, ubicado en el centro de Veracruz, en el Malecón, desde donde se ven los barcos del puerto, es el único democrático que conozco, tampoco conozco muchos. Aquí llegamos muchos, muchos jarochos -originarios del Puerto y lugares aledaños-, muchos visitantes. Llegan los encumbrados en el poder, económico o político, llegamos los que no tenemos ninguno. Sirven también al betunero -bolero o aseador de calzado-, a la señora vendendora de billetes de lotería. Sirven a todos.

Todo en este Café es una gran murmullo de conversaciones en voz alta. Risas altas y prolongadas. Es un lugar de mucha felicidad. Muchos días he desayunado en La Parroquia, en su antigüa sede, hoy fue uno de esos días, en su nueva sede, aderezado el desayuno con una grata conversación. Me gusta ver cómo sirven la leche para agregarla al café y completar así un lechero. Se ve exquisito.

5 comentarios:

Angeek dijo...

¡Yo he estado ahí! ¡Riquísimo café! ¡Y el tin tin de las cucharas llamando al mesero! ¡Único!

Juana Gallo dijo...

¡Las ganas que tengo de irrrrrrrrr! Además esa concha de la foto se ve deliciosa. Y el jugo de naranja mmm, mmm.

Clarice Baricco dijo...

Aunque no me lo creas, hoy me acordé de ti. Me agradó saber que coincidimos.
Ya tomaremos cafecito en ese lugar maravilloso de la Parroquia.

Abrazo.

Ana dijo...

Oiga, yo quiero ir a ese café!!

Quiero quiero!!!!

Álvaro dijo...

Mágico, el Puerto es mágico, como me hubiera gustado ser Veracruzano y haber nacido en el Puerto.

Saludos.